Skip to content

“El recuerdo de un Cantor”

enero 11, 2011

LaudComo cualquier cubano nacido en el interior del país, donde el olor a tierra arada, caña cortada o meladura de central en plena faena, siento la décima y el punto cubano como algo que corre igual que la sangre dentro de mis propias venas.

Recuerdo desde niño escuchar sobre todo en el horario del medio día, cundo casi estaba la mesa puesta para almorzar, uno de los tantos programas de música guajira que transmitían emisoras cubanas. Salía por la CMHW de Santa Clara y mi padre no lo perdía nunca. Por ahí empezó el bichito que me hace amar tanto hoy la poesía, la décima y admirar a sus cultivadores.

Me han contado que muchos son los que por esta región de Cuba andaban de guateque en guateque, regando alegría a la gente del campo, allá por los años 40 y 50 cuando el verso improvisado más que un modo de vida era una forma de evadir vicisitudes pesadas sobre los hombros de la gente.

Sobre uno de ellos es que quiero dejar constancia en estas líneas. ¿Su nombre?…..Paco Fleites Pérez, nacido el 28 de abril de 1918 en el municipio de Ranchuelo, antigua provincia de las Villas. Desde muy temprana edad Paco aprendió el oficio de panadero, algo que le permitiría ayudar a su familia, luego laboró en la Construcción y a los 28 años logró conseguir un puesto en la Fábrica de Cigarros Trinidad y Hermano, hoy Ramiro Lavandero Cruz.

El mejoramiento económico le permitió ayudar a los más necesitados, entre los que estaban numerosos poetas que compartían con él, pero más allá convirtió su hogar en centro para abrigo a muchos cantadores.

Paco Fleites destacó por su amplia cultura, estudioso en profundidad, con gran dominio de la técnica. En lo particular pude comprobarlo porque fue mi amigo hasta su muerte hace unos años y tuve el placer de presentarlo varias veces en Controversias junto a Joaquín Díaz Marrero e Ismael Javier otros dos poetas de los que tendré que hablar en otra ocasión.

De sus décimas legadas para la historia quiero regalarles estas que forman parte de una obra poética dedicada a los crucenses en una de sus presentaciones en la antigua emisora CMHK Casa Virgilio.

Cruces, intacto vergel

de canciones estrelladas

vengo a encenderte miradas

en un acuario de miel.

Vengo a soltarte un corcel

de pájaros en el río,

toma este canto navío

del sol que en tu rostro sale

tal ves en él te regale

el último canto mío.

 

Cruces en toda mi vida

paloma de fuego estás,

mi amor te queda detrás

de cada pena encendida.

Guitarra de paz herida

en luz de mi pensamiento

en toda el alma te siento

cuando quemas tus congojas

en el piano de las hojas

los dedos niños del viento.

 

Cruces en el sueño mío

guajira de miel y plata

eres la noche mulata

que se refleja en el río.

En tus ojos de bohío

una estrella se ha mirado

de epopéyica montaña

y una bandera de caña

se empina por tu costado.

 

Luna de cal, nieve fina

voz por tu flecha cruzada

con el amor traspasada

por una angustia marina.

Mi espantada golondrina

luce en el aire desecho

pone su ala en el lecho

de la estrella desolada

y tú la virgen tallada

en todo el coral del pecho.

 

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s