Skip to content

El Paquete

julio 31, 2016

La propaganda da vida al paquete.

Por: Esteban Sosa Muñoz                                       No lo tiene que recibir por correo. El paquete está a la vuelta de la esquina.  Para almacenarlo solo debe disponer de una memoria flash USB y es muy probable que hasta un vecino suyo se  lo entregue a domicilio.

No es cualquier paquete. En los últimos cinco años en Cuba circula como uno de los más famosos de cuantos se hayan elaborado. Contiene desde los más variados géneros audiovisuales y cinematográficos, hasta aplicaciones informáticas y una emergente publicidad de la que pequeños propietarios han sacado buen filón económico.

Aunque se pudiera pensar que el famoso paquete digital le hace la competencia a la televisión cubana, su propuesta se convierte en una alternativa ante las limitaciones de nuestros medios de comunicación y nuestra casi inalcanzable internet, aun cuando las zonas wifi han surgido poco a poco como paliativo ante la falta de conectividad a la red de redes en la Isla.

Mientras las ofertas de los cinco canales nacionales no satisfacen siempre los gustos estéticos, las temáticas y preferencias de los televidentes, el paquete aprovecha todos estos vacíos, y los llena, muchas veces con propuestas made in USA.

Para nadie es un secreto que los medios cubanos están a Cien Años Luz de los del primer mundo, pues no cuentan con los mismos recursos económicos e infraestructura para facturar programas  que puedan competir con los reality shows de la talla de La Voz Kid y Nuestra Belleza Latina, algunos de los más entretenidos del paquete por toda la escenografía mostrada en la pantalla.

Roza la utopía pensar que el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) está en condiciones de producir series al estilo de El señor de los cielos o Juego de tronos,  que deja a muchos con las ganas y a la espera de los próximos capítulos semanales del paquete, por todo ese despliegue de imágenes deslumbrantes, sonidos y efectos especiales que solo logran reunir los grandes transnacionales audiovisuales.

El Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), jamás podrá competir con la millonaria Hollywood, esa súper industria que tiene bien diseñadas sus fórmulas para lograr hacer que el público llore, ría, y crea en el tan codiciado“sueño americano” que muchas veces termina enajenándonos.

El Canal Educativo, ni el Educativo 2, podrán elaborar, en las actuales circunstancias, materiales de tan alta calidad audiovisual como la de los documentales del prestigioso Discovery Channel, que hoy nos oferta el paquete.

La televisión cubana apuesta por un contenido más didáctico, educativo y formador de valores inherentes al socialismo. En el recuerdo de los cubanos perdurarán siempre las clásicas películas Fresa y Chocolate y Los pájaros tirándole a la escopeta, verdaderas crónicas de nuestra sociedad. Tampoco quedarán en el olvido las entrañables novelas Tierra Brava y Sol de Batey, fieles reflejos de la cultura de esta isla. Elpidio Valdés será siempre nuestro héroe infantil por esa memorable reproducción de la historia de la patria.

Sin embargo la televisión nacional no ha logrado inventar fórmulas renovadoras, con una estética moderna, que se parezcan más a estos tiempos, y que logren traer de vuelta a un público que permutó desde hace un buen tiempo hacia un nuevo y competitivo canal que se llama El Paquete. (Tomado de la Revista radial “Aquí Cruces”. Autor: Vismar Pupo Martínez)

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s