Skip to content

Seguirá vivo el Comandante

noviembre 29, 2016

Pioneros rinden tributo a Fidel CastroPor: Esteban Sosa Muñoz                                           El sueño provocado por  el cansancio del día, luego de una jornada intensa, no me permitió estar junto a usted comandante en la noche de su último respiro. Pero tenga por seguro hubiera dado  hasta mi aliento por estar allí y mantener viva su alma grande de guerrillero inspirador de sueños y esperanzas.

Era el amanecer del 26 de noviembre, partía nuevamente a Cruces, tierra natal de su compañera Melba Hernández,  donde cientos de oyentes esperaban las noticias del día.

Nunca imaginé encontrar la tristeza de tanta gente que lo ama, reflejada en  sus rostros. ¡Ha muerto Fidel! me dijo un viejo combatiente con lágrimas en los ojos, mientras tomaba una tasa de café en los primeros claros del día.

No pude más que exclamar: ¡No lo creo!… Sí,  esa es la dura noticia anunciada anoche por Raúl, respondía afligido el anciano,  quien no podía  contener sus lágrimas.

Al bajar mi cabeza el pensamiento voló junto a usted, padre nuestro de tantas batallas. Padre de los cubanos, que regó con amor y luz de esperanza a una isla, donde ignorancia y desamparo se dieron la mano.

Pero llegó  usted comandante del honor y la gloria. Con el  verde olivo, símbolo de la montaña y  sembró junto a su tropa guerrillera el camino de la gloria, hoy reconocido en el mundo entero.

Millones no durmieron la noche de su muerte, no pude estar entre ellos, lo hubiera querido. Ni el frío ni el sueño me habrían rendido. Porque aunque la impotencia ante la muerte una lágrima no me hubiera corrido, mi pensamiento estaría en usted, comandante querido.

Ahora seguiremos gritando Fidel, Fidel, Fidel  a cada paso, porque  lo vemos más que muerto,  solo dormido.

En unas pocas  horas pasará frente a mí en un viaje de largo recorrido.  En silencio,  prendido a su ser de gigante, un pueblo entero lo abrazará también como cada hijo agradecido.

Paso a paso volverá  al oriente  donde la llama rebelde  abrió el camino. De allí salió un día victorioso cargado de futuro, para hijos guerreros que hoy lo seguimos.

De pueblo en pueblo rememorará el camino y como aquel enero un mar de hombres mujeres, niños y ancianos  saludarán su paso.

Flores, banderas y retratos, más  el compromiso firme de seguir su ejemplo, porque en realidad usted no ha muerto comandante, usted solo ha nacido.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s